Translate

jueves, 28 de julio de 2016

La destrucción de la ciencia en España II: El torpedero submarino de Peral

La invención del submarino, como el de otros ingenios, no puede atribuirse a un solo padre pero sí se puede evaluar la contribución que se ha realizado en cada uno de los intentos. Hasta la época de Isaac Peral, se habían realizado numerosos intentos si bien ninguno de ellos consiguió controlar el problema de navegación submarina. Así se pueden enumerar los intentos de Drebbel, propulsado con remos, de Jerónimo de Ayanz y Beaumont,  Busnell y el Turtle, Fulton y su Nautilus, Cosme García y su "Garcibuzo", Monturiol y su "Ictineo" así como otros tantos. Gran parte de lo aquí escrito y mucho más puede encontrarse en la obra de Javier Sanmatero Isaac Peral titulada "El submarino Peral, De la gloria a la traición".

Se acababa de publicar la novela de Julio Verne 20.000 leguas de viaje submarino y  asu vez se estaba intentando la invención de aparatos submarinos con tracción mecánica. Ejemplo de esto son los submarinos Plongeur, botado en 1863 que empleaba aire comprimido. El submarino de Monturiol, construido en 1870 presentaba doble casco de madera, usaba un motor de vapor que empleaba sólo en superficie, usando reacciones químicas para impulsarlo una vez sumergido. Nordenfelt comenzó a construir submarinos a vapor. La mayoría de estos intentos no superaban las maniobras exigidas y el control necesario. Lo que se vino a llamar superar el problema de la navegación submarina.

En esto estaban otras naciones cuando la crisis de las Carolinas hace que entre en la historia el submarino de Isaac Peral. Su historia es uno de los casos más representativos de cómo los intereses personales y económicos de ciertos personajes políticos y de naciones extranjeras echaron por tierra el desarrollo de un invento que pudo haber ayudado a la protección de las colonias de ultramar. 

A continuación se reproduce un fragmento del final del Manifiesto de Isaac Peral en el que quería hacer llegar a la opinión pública su versión de los hechos:

Llego, al fin, al último y gravísimo cargo que tengo que hacer al Ministro de Marina con motivo de la determinación que adoptó de publicar mi Memoria en la Gaceta. Partiendo de que en el submarino no hay secreto ni invento; la cosa parece casi inocente, aunque siempre imprudente; pero desde el momento en que está demostrado que hay invento, y desde el momento en que yo, advirtiendo que debe ser reservada esa Memoria, expongo en ella los procedimientos que a mi juicio deben mantenerse secretos para realizar ese invento, que interesa a la defensa y al porvenir de España, la publicación de esa Memoria, que habrá servido para facilitar en el extranjero la resolución de un problema tan perseguido actualmente, reviste tales caracteres de gravedad, que no concibo cómo ha podido cometerse tamaña ligereza. En Francia, en Alemania, en Rusia, en cualquier país en que las defensas militares están bien organizadas, es considerado como delito de alta traición el revelar las disposiciones militares de una fortaleza, y el nacional ó extranjero que es sorprendido en estas maniobras, es considerado como espía, á quien los gobiernos interesados aplican las más severas penas de la ley marcial. En España, en el caso actual, ha sido un miembro del Gobierno el que ha mandado estampar en la Gaceta el secreto de una importante defensa militar de la Nación. Si en España, y no cabe dudarlo, debe aplicarse el mismo criterio y la misma importancia que en los demás países á estas cuestiones militares, se presenta este dilema: ó la publicación de esa memoria se ha hecho á conciencia de la gravedad que encerraba tal medida, ó se ha hecho de una manera inconsciente; si ha ocurrido lo primero, el que tal hizo cometió un delito, y debe pagarlo con una pena proporcionada al daño que hizo á la Nación conscientemente: si, como parece más probable, y dada la ñilsa base en que se apoyan de negar invento y secreto, ha ocurrido lo segundo, no por eso la Nación ha sufrido menor daño: la falta podía no ser delito, pero el que la cometió es cuando menos inepto para desempeñar el cargo que ejerce, y no está la Nación tan sobrada de felicidades que podamos permitirnos el lujo de sostener gobernantes funestos como el actual Ministro de Marina. Y aunque resulte pesado, quiero salir aquí al paso una vez más al fmico argumento que se citara para considerar esta medida como inocente, el eterno argumento de que en el submarino no hay invento ni secreto: que hay invento, ¿quién lo duda hoy, después ele los artículos de Echegaray? ¿No los ha sancionado con su silencio el señor Ministro de Marina? Que había secretos antes de la publicación de esa Memoria, ¿no basta la lectura de esa Memoria reservada para demostrarlo? ¿No va implicado lo de secreto en lo de invento? ¿No es secreto, antes de publicarse, el modo de vencer una dificultad no vencida antes? Y esa memoria, que contiene el modo de vencer tantísimas dificultades como se me ofrecieron pura resolver mi problema, ¿no es un conjunto de numerosos secretos que importaba guardar y reservar para la Nación, puesto que yo se los regalaba, no al mundo, sino á mi patria?

Y no se ha hecho así, y las consecuencias son más graves de lo que los españoles se figuran; porque hace cerca de tres meses que esa Memoria y otros documentos se publicaron imprudentemente en la Gaceta, y hace próximamente el mismo tiempo que se está trabajando con ahínco en Francia, por orden de aquel Gobierno, para construir el submarino eléctrico Sirene, de grandes dimensiones, utilizando todos los progresos conocidos hasta el día, y buenos tontos serían los franceses sino se utilizaran de nuestras enseñanzas publicadas en la Gaceta, y mientras tanto nosotros estamos cruzados de brazos entretenidos en nuestras luchas políticas, y el tiempo avanza, y los trabajos del submarino francés adelantan en silencio, mientras yo solo en toda España devoro, ya que no puedo vencer, la desesperación de mi impotencia; y dentro de cuatro ó cinco meses vendrán las pruebas del submarino Sirene, y como es justo, toda la prensa del mundo entero se hará eco de ellas porque las pruebas saldrán bien: ¿no han de salir, si ya no hay dificultades serias que vencer? Pero tened en cuenta que no hay un solo francés que sea capaz de achacar sus glorias, más ó menos fundadas, á una nación extraña; la Francia apuntará el triunfo que se prepara en la lista de sus glorias, mientras España camina en este asunto como si fuera guiada por el mayor de sus enemigos, no solo preparándose ella misma el despojo de esta gloria, si no, lo que es más deplorable, desperdiciando el tiempo que debía aprovechar en acrecer por este medio su poder en el mar yo invito á todos los españoles á que reflexionen, aunque ya es demasiado tarde, en el tristísimo papel que vamos á hacer dentro de pocos meses á los ojos del mundo entero; y cuando llegue ese día próximo que ahora anuncio, yo no dudo que habrá muchos nobles hijos de España que lamenten lo ocurrido; pero no habrá más que un solo español que sufra las torturas de haberse sacrificado en aras de su patria, viendo que su sacrificio redunda en beneficio de una nación extraña. Reflexionad, os repito, españoles, y cumplid con vuestros patrióticos deberes; yo os excito á ello con el mayor respeto y acatamiento, pero con la autoridad que me da el haber cumplido sobradamente con los míos; yo no puedo, ya hacer más de lo que he hecho; esto es, poner á contribución todas mis energías y todas mis facultades, sacrificar mi salud, mi tranquidad y la de mi familia; y por último, sacrificar también lo que constituía mi fortuna, las ilusiones de mi vida y el seguro porvenir de mis hijos, es decir, sacrificando mi carrera, para poderos decir lo que os he dicho. 





Isaac Peral se refiere al vicealmirante José María Beranguer y Ruiz de Apodaca, Ministro de Marina en 1891 y que se había encargado o le habían encargado echar por tierra su proyecto. Hagamos una breve enumeración de los hechos referentes al episodio del submarino previo al análisis de cada una de las figuras implicadas en el asunto.

1885 Crisis de las Carolinas entre España y Alemania. Isaac Peral anuncia la solución del problema de la navegación submarina en el Observatorio de San Fernando. Los científicos Pujazón, Viniegra y García Villar analizan los cálculos de Peral. Peral se dirige al Ministro de Marina, Manuel de la Pezuela  para exponer el proyecto del torpedero submarino. El Ministro pide un informe al Observatorio que concluye -Este Centro opina que el Proyecto no tiene un solo punto vulnerable. Científicamente, el problema está resuelto por él. Se dan 5.000 pesetas para las primeras pruebas con el aparato de profundidades. El 20 de noviembre se desarrollaron pruebas de respiración durante 6 horas en el interior de un espacio cerrado.

1886 Peral solicita que se designe Junta técnica evaluadora. Siendo nuevo Ministro Rafael Rodriguez Arias, el 24 de marzo se realizaron pruebas exitosas. En marzo se deposita la memoria de construcción y los planos en el Ministerio de Marina. Permanecieron siete meses en él. Pasados esos siete meses aparece la noticia de que Inglaterra intenta construir apresuradamente otro submarino. En el libro de Dionisio Pérez se hace mención a un relato de Novo y Colson sobre otro hecho reseñable: Peral había ido al Ministerio para gestionar el asunto, encontró en la antecámara del Ministro a dos caballeros. Uno de ellos, un tal Mr. Haynes, se acercó a él para presentarle a un constructor naval inglés Thompson que tenía un astillero en Glasgow que le ofreció su apoyo como socio para la construcción del submarino a lo que Peral se negó ya que "se lo había ofrecido a su patria". De otra conversación con el Director de la Academia de ampliación en San Fernando (Viniegra) se deduce que Peral fue consciente de un posible robo de información al ver en una revista científica austríaca un grabado de un modelo realizado por Nordenfelt. El Ministro da luz verde al proyecto por Real Orden de 4 de octubre de 1886 con presupuesto de 25.000 pesetas. Se constituyó una comisión de marinos, encabezada por el capitán general Florencio Montojo Trillo para evaluar el prototipo.


1887 El nuevo Ministro de Marina Rafael Rodríguez Arias autoriza la construcción del navío. Peral recoge componentes para su construcción en Francia, Alemania, Inglaterra y Bélgica, donde compra las baterías. Estando en la Comisión de Marina en Londres, Torrelló le comentó que Zahahoff, un agente de Nordenfelt deseaba entrevistarlo y enseñarle su torpedero. Peral comentó que si viese dicho torpedero se sentiría él obligado a comentar desarrollos hechos por él a lo que le comentaron que no pasaba nada ya que en el Ministerio (de Marina) ya le habían enseñado los planos y memoria que él entrego para su examen. Torrelló trató de minimizar el asunto diciendo que sólo habían enseñado noticias y algunos datos. Según Dionisio Pérez Peral quiso asegurarse preguntando a Evaristo Casariego quien le confirmó que Zarahoff había examinado la memoria así como los planos en el Ministerio. Se entrevistó Peral con Nordenfelt, quien le ofreció asociarse con él, rehusando nuevamente el ofrecimiento. El 18 de marzo se envió el presupuesto a Madrid (216.500 pesetas sin torpedos o bien 295.500 pesetas con 4 torpedos y tubos torpederos). A finales de 1887 se comienza la construcción del submarino.

1888 el submarino, tras recibir el apoyo de la Regente María Cristina es botado en San Fernando el 8 de septiembre cuando apareción el primer sabotaje en el que apareció rota una de las palas de la hélice. Se realizan pruebas y se crea una comisión evaluadora dirigida por el capitán de fragata Joaquín Bustamente y Quevedo. Se evaluaron diferentes factores como la velocidad, navegación en superficie, inmersiones estáticas y dinámicas, lanzamiento de torpedos y pruebas de carácter táctico. El 20 de abril se firmó el decreto autorizando la construcción del submarino.

1889 El 6 de marzo se puso en funcionamiento el submarino, sufriendo una avería en uno de los motores que lo hace regresar al arsenal. El 25 de mayo, el Ministerio de Marina pide a Peral que para completar el expediente que se llevaba en Capitanía entregue una completa memoria descriptiva y planos para su mejor comprensión, así como cálculos y descripciones complementarios de todo orden. Esto era bastante nefasto ya que pondría al alcance de numerosos funcionarios y de terceros todo lo relacionado con la construcción del submarino. El 17 de julio se navegó con el submarino con la mitad de las baterías por la bahía con marea en contra y velocidad superior a ocho millas. El 19 de julio realizó la prueba de lanzamiento de torpedos. Otro hecho de relevancia es el arresto de dos meses de Peral tras su viaje a la Exposición Internacional de París. Peral tenía permiso del director del capitán general de Cádiz pero no del Ministro de Marina, al que encontró a su vuelta en Madrid.


1890 El 7 de junio el submarino realiza una prueba de inmersión a 10 metros durante una hora emergiendo en el punto exacto.El 2 de septiembre la junta emitía un informe en el que consideraba insuficiente la velocidad pero  que era abiertamente optimista tras haber conseguido éxitos en las maniobras nocturnas de ataque al crucero Colón al que acertó con un torpedo desprovisto de carga explosiva. El 10 de octubre se reconocen los méritos y experiencia para la construcción de un nuevo submarino. Peral acepta pero imponiendo ciertas condiciones que no son aceptadas.


1891 el 5 de noviembre Peral abandona la Marina.


1892 junio El submarino es desprovisto de los tubos lanzatorpedos y de los equipos que llevaba en su interior.

1893 Peral refunda su nueva empresa Peral Electro-Zaragoza. Montó una fábrica de acumuladores en Madrid y varias empresasmás para dotar de suministro eléctrico a municipios en instalaciones de todo tipo.

El submarino de Peral contaba con 613 baterías para alimentar los dos motores de 30 CV, compradas en Bruselas a las que les realizó numerosas modificaciones para mejorarlas. A diferencia de otros intentos de la época. era el primer submarino capaz de realizar maniobras con estabilidad y con capacidad para lanzar torpedos. Tenía una autonomía de 66 horas. Además ideó una torreta, que realizó en bronce para incluir la aguja magnética que lo capacitaría para la navegación. Disponía de periscopio, aparato de puntería, giroscopio, tubo lanzatorpedos y servomotor para mantener la estabilidad. Peral resolvió no sólo el problema de la inmersión sino también el de la visión una vez sumergido y el de aireación, entre otras novedades. La construcción del prototipo costó 300.000 pesetas siendo escaso comparándolo con un acorazado de la época, cuyo coste era de unos 40-50 millones de pesetas y el de un crucero acorazado de unos 30 millones. Es decir, se podrían haber hecho al menos 133 submarinos como aquél o mejores por el precio de un sólo acorazado.





A la luz de nuevas investigaciones y de relatos posteriores a los hechos, los personajes que en primera instancia fueron responsables de la destrucción del proyecto, que no los únicos, fueron: El Presidente del Consejo de Ministros Cánovas del Castillo, el ministro de Marina José María Beránger, Víctor María Concas, Emilio Ruiz del Árbol, Julio Álvarez Cerón (miembro de la comisión técnica) y Basil Zarahov. A continuación exponemos algunos hechos relacionados con cada uno de ellos.

El Ministro de Marina José María Beránger había sustituido al entonces ministro Rafael Rodriguez Arias, fue ministro en seis ocasiones entre 1870 y 1897
Unas elecciones en el distrito del Puerto de Santa María pudieron guardar una relación estrecha como veremos. En el libro Isaac Peral y la tragedia del submarino, se hace alusión a la presentación de Isaac Peral como diputado a Cortes por el Puerto de Santa María en contra del hijo político del mismo Ministro de Marina, José María Beránger. En dicho libro se hace mención a la publicación entera la memoria para la construcción del submarino y los planos en La Gaceta, lo mismo que expresa Peral en su Manifiesto. Pero también se recoge cómo esa memoria fue mostrada previamente en el mismo Ministerio de Marina a personajes de otras potencias. Se conoce a Berànger como un masón bien relacionado con el trust industrial armamentístico británico y bien relacionado con Cánovas, Sagasta y Romero Robledo. El ministro Beránger crea un Plan de Escuadra con presupuesto de 225 millones de pesetas en el que se eliminan los acorazados. En la edición de The Times de 10 de noviembre de 1890, se publicó una laudatio al Almirante Beránger.






Tras las pruebas exitosas del submarino se había encargado un informe a una junta técnica que resultó ser favorable. Peral contaba además con el apoyo popular y de la misma Reina.  Según algunas fuentes, su instructor, Víctor María Concas i Palau, se encargó de tergiversar las pruebas de mar del submarino acusando a Peral de poner en peligro a los tripulantes (voluntarios). Llegó a pedir que se encarcelara a Peral. Las conclusiones de Concas fueron descalificadas por el Fiscal Togado del Consejo Superior de Guerra y de Marina por "defecto de forma" y por estar "mal hecha la instrucción de la causa desde el principio hasta el final". Se canceló una prueba que se había de realizar en Algeciras y el submarino fue desmontado. Concas tenía una dilatada experiencia en Marina y había estado destinado en la comisión de la marina en Londres. Fue sometido a dos Consejos de guerra tras la guerra de Cuba al haber sido hundido su navío, el Infanta María Teresa y tras la publicación de su libro La escuadra del Almirante Cervera. También un discurso exaltado contra EEUU produjo una reclamación del gobierno de aquél país. Curiosamente, en su obra La escuadra del almirante Cervera hace mención a la responsabilidad de la prensa insensata y a los políticos que hicieron oídos sordos a los consejos técnicos militares. En Cuba sufrió quizá, al resultar herido, las consecuencias que su actuación contra Peral tuvo, al impedir el desarrollo del arma que podría haber evitado aquel desastre.




El Ministro José María Beránger designó un Consejo Superior de la Marina con hombres de confianza, nombrando entre ellos al capitán de fragata Emilio Ruiz del Árbol, sospechoso según algunas fuentes de ser espía al servicio de EEUU y que había sido Agregado Naval en Washington durante 5 años. Estando destinado en Cuba y poco antes de los combates el entonces capitán de navío deserta de su puesto como jefe de la estación de Matanzas huyendo a EEUU. La prensa norteamericana de hizo eco de la presencia de un mando español que había estado destinado en Washington años atrás aunque dando un nombre falso "Remigio Zapatero" que portaba una carta cifrada. La prensa española sí refirió la presencia en Washington de Ruiz del Árbol. Este personaje regresó a España pero no le fue aplicado el código militar, muriendo en 1901 en Segovia. En su obra Los buques submarinos hace un análisis de los submarinos únicamente como "elementos de defensa de puertos" no mejores "que otros elementos auxiliares". Además se hace eco de los submarinos Nordenfelt de vapor...y los encuadra como los más seguros, cuando las pruebas realizadas con ellos fueron un estrepitoso fracaso. En él se hace una pequeña mención al buque submarino de Peral que sería probado en los meses posteriores ya que el librito está publicado en 1889.

En la Junta se sustituye a Joaquín Bustamante por Francisco Chacón Pery que se había publicado abiertamente en contra del submarino y cuyo hermano trabajaba para una empresa que había tratado de sobornar a Peral.

En el año 1887, el ministro Rodríguez Arias, sustituyendo a Beránger, había conseguido la aprobación de un Programa Naval que dejó su antecesor. De entre los negocios que implicaban dicho plan se destacan los siguientes:

1 Astilleros del Nervión, fundada por José María de las Rivas, relacionado con Cánovas del Castillo. Con tres cruceros adjudicados aun cuando no se habían comenzado las obras de los astilleros. Martinez de las Rivas se asoció con Charles M. Palmer, el mayor fabricante de naves de la Armada inglesa. En 1892 se declaró en suspensión de pagos 

2 Astilleros de Vea-Murguía. Se les adjudicaron varios barcos pero sólo pudo terminar el crucero Carlos V.

3 The Placencia de las Armas, Co. Ltd. La fabrica de armamento que adquirió Maxim & Nordenfelt en 1888. La factoría vendía armas a varias naciones. Basil Zrahoff sería nombrado director de la misma. Este asunto es de marcada relevancia ya que Maxim pertenecía a EEUU país con el que se encontraba en situación de beligerancia y Nordenfelt que era competidor directo. Esta compañía había tratado de construir submarinos que intentó vender a varios ejércitos. El director de la factoría era el hermano de Francisco Chacón Pery, José María Chacón Pery.

Julio Álvarez Cerón, miembro de la comisión técnica se burló antes de la botadura diciendo que la nave tendría menos estabilidad que una canoa y que al lanzarlo al agua, éste daría vueltas como una pelota. Peral con una tiza le marcó la línea de flotación del barco. Este marino recibió el encargo tras las guerra colonial de dirigir la construcción del crucero Príncipe de Asturias, siendo imposible moverlo de las gradas durante su botadura, tras acudir a técnicos que solucionasen el contratiempo el navío se botó solo.

De Sir Basil Zarahoff no se conocen con seguridad sus orígenes aunque se especula que es de origen ruso-judío  en el guetto de Wilkomir en Rusia o bien de ascendencia greco-turca, poseía mucha habilidad para los negocios al hablar griego, turco, ruso, inglés, francés y español. Máximo exponente del capitalismo salvaje, Zaharoff fue un traficante de armas internacional, conocido por sus boicoteos y sus oscuras maniobras en las cuales vendía armas a contendientes de ambos bandos, boicotear a los competidores y corromper a políticos, lo que se conoció como el "sistema Zaharoff". Zaharof tuvo conocimiento de los trabajos de Peral. Se comenta que incluso había inspeccionado los planos y memoria en el Ministerio de Marina, como se comentó anteriormente. Trató de entrevistarse con Peral sin conseguirlo, entrevistándose finalmente con el dueño de la comoañía Nordenfelt. En otra ocasión Peral sufrió otro sabotaje al comprobar que las pilas no funcionaban al habérseles sacado el dicromato de potasio y al ser reemplazado por tinta roja. Se plantea que pudo tener una gran influencia  en las políticas del Gobierno de la Nación en un tiempo en el que se perfilaba en el horizonte la guerra hispano-norteamericana de 1898. Zarahoff viajó a España en numerosas ocasiones para vender armas  y adquirir una fábrica de armas como se comentó anteriormente. Zarahoff tuvo una relación amorosa con María Pilar de Muguiro y Beruete  casada con el duque de Marchena lo que le facilitó negocios al ser hija de Fermín Muguiro, banquero y amigo personal del partido conservador. También era sobrina de Segismundo Moret, hacendista y varias veces ministro, amigo de Cánovas.  Se vio a Zarahoff husmear por los astilleros donde se construía el submarino pero las autoridades taparon el asunto. La fábrica de armas antes referida, The Placencia de las Armas Co. Ltd estafó al Gobierno español, vendiendo armas inservibles durante la guerra del 98, proporcionando además a Maxim información sensible que pasaría a su gobierno durante el conflicto. Se denunció al propio Gobierno ante presuntos delitos de prevaricación, actuando el Gobierno de forma expeditiva contra los oficiales hostiles al decreto. Se demostró que Zarahoff cobraba jugosas comisiones en los submarinos que los americanos vendían a España. Zarahoff pasó a la historia como un oscuro personaje que se lucró con el negocio de la guerra. Fue presidente de Vickers y sus armas se vendieron a las potencias beligenrantes en numerosos conflictos, incluida la I guerra mundial.
Poco antes de su muerte quemó todos sus documentos





Como vemos, lo hechos probados y las y causas que hicieron destruir el proyecto del submarino torpedero:

- Violación del secreto militar: En su manifiesto, Isaac Peral acusa al Ministro de publicar la memoria del submarino en un periódico "La Gaceta". Asimismo, se ha publicado que los franceses debieron tener acceso a los informes y que parte de esa información fue mostrada a Basil Zarahov. También se relata cómo el industrial naviero inglés Thompson, abordó a Peral para comprarle la patente que, por otra parte no existía al haber sido cedida al Estado español.

- Sabotaje del submarino durante las pruebas (al menos 4 sabotajes según las fuentes consultadas).

- Se descubrió que el informe presentaba adulteraciones y enmiendas respecto al original lo que se acreditó con una prueba notarial requerida por el inventor.

- Intereses personales económicos detectados de varios personajes implicados en el dictamen en contra del submarino.

- Intereses por parte de potencias extranjeras (Alemania, EEUU Gran Bretaña) así como de compañías extranjeras fabricantes de armamento.

- Burocracia gubernamental en el que se demoraron todos los procedimientos por pura ineficacia del sistema.



- Prensa periódica que se hizo eco de todo lo relacionado con el tema en el que se posicionaron personalidades de diferentes ámbitos así como funcionarios, rentistas, dignatarios, entre otros y que tuvieron una nociva influencia en el devenir de los acontecimientos tanto ensalzando como difamando al inventor.


Curiosidades:

- La reacción de Cánovas cuando fue informado por Ministro de Marina Pezuela afirmando -¡Vaya! ¡Un Quijote que ha perdido el seso leyendo la novela de Julio Verne! y es que Cánovas no creía que ningún español fuese capaz de resolver semejante dificultad.

- El almirante norteamericano George Dewey escribió en sus memorias que -no habría podido destruir la flota española en Cavite si España hubiese contado con un solo submarino Peral.






El papel de la prensa periódica:

Algunos Peralistas que apoyaron la idea fueron José Echegaray y Pedro Novo y Colson habían investigado el caso y habían mostrado su apoyo acérrimo.

Otra opinión de las causas que llevaron a este desastre nos las da Dionisio Pérez, periodista de la época y conocedor de los hechos que afirma: -Lo acontecido fue que a España se le pidió o se le prohibió que tuviera submarinos... Cuando Cánovas presentó al  Parlamento su ley de de Escuadra, haciendo gastar mil millones de pesetas al país, incluyó en ella lo que se le permitía tener a España: acorazados y cruceros que no aumentaban un ápice la potencia militar. Santiago de Cuba que aconteció a poco, pareció un castigo providencial.


Libros recomendados:

Biografía de Isaac Peral por Antonio Isaac Peral


Isaac Peral y la tragedia del submarino de Dionisio Pérez ()
https://issuu.com/juaneloturriano/docs/isaac_peral_y_la_tragedia_del_subma

Manifiesto de Isaac Peral al Público: (1891) 

Los buques submarinos de Emilio Ruiz del árbol  (1889)
http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000001590

La escuadra del almirante Cervera de Víctor M Concas (1899)
https://archive.org/details/laescuadradelalm00conc

Isaac Peral: historia de una frustración (Agustín Ramón Rodríguez González) 

https://books.google.es/books?id=w5T6iWz-LeAC&pg=PA304&lpg=PA304&dq=Los+buques+submarinos+/+por+Emilio+Ruiz+del+%C3%81rbol&source=bl&ots=Iiu92drkN9&sig=aMrAzP0X_tezywRTSZk_A63ZaOM&hl=es&sa=X&ved=0ahUKEwjrurHjmJLOAhWB1RoKHXCwDCIQ6AEIMjAD#v=onepage&q=Los%20buques%20submarinos%20%2F%20por%20Emilio%20Ruiz%20del%20%C3%81rbol&f=false

El submarino de Peral "La gran conjura" Javier Sanmateo Isaac Peral

Audios:
http://www.ivoox.com/documentos-rne-la-odisea-del-submarino-peral-audios-mp3_rf_1154901_1.html
https://www.google.com/url?hl=es&q=http://www.rtve.es/alacarta/audios/documentos-rne/documentos-rne-odisea-del-submarino-peral-26-03-11/1056731/&source=gmail&ust=1469869609385000&usg=AFQjCNF2yV5Kgbpa0koLRiUoNEM9c8VhIQ


Videos:




Otras Fuentes:

http://www.submarinoperal.com/?page_id=2
http://foroespana.foroactivo.com/t1542-victor-maria-concas-i-palau
http://perso.wanadoo.es/pfcurto/peral.html
http://historiasdelahistoria.com/2014/09/03/de-por-que-el-submarino-de-isaac-peral-fue-desechado
http://henrymakow.com/2014/10/Basil-Zaharoff.html
http://www.timesofisrael.com/a-scandal-of-international-proportions-comes-out-of-the-vaults/


No hay comentarios:

Publicar un comentario