Translate

lunes, 24 de diciembre de 2012

Bernabé Cobo. Historiador y botánico

El padre Bernabé Cobo nació en  Jaén en 1582. Este jesuita fue un historiador y cronista de indias. Tras abandonar la península ibérica a la edad de 15 años, viajó a las Antillas y diversas partes del continente americano (Guatemala, Venezuela, Nueva Granada) llegando a Lima e ingresando en el Colegia Real de San Martín en 1599.

Tras ser ordenado sacerdote fue enviado a diversas ciudades del Virreinato del Perú (Juli, Potosí, Cochabamba y La Paz). Tras ocupar diversos cargos en diferentes Colegios se le envió a Méjico donde residió hasta 1642.

La obra más importante de Bernabé Cobo es su "Historia del Nuevo Mundo" en la que realiza importantes anotaciones de botánica y otros aspectos de las ciencias naturales, tratando de perfeccionar la "Historia natural y moral de las indias".

La obra no tuvo mucha repercusión al igual que pasó con las obras de Acosta o de Azara teniendo en cuenta que fue redescubierta en la Iglesia de San Ocacio en Sevilla en 1893 por Marcos Jiménez de la Espada (explorador científico de la expedición al Pacífico entre 1862 y 1865). Anteriormente había sido dada a conocer por el ilustre botánico Cavanilles. Sólo se han publicado los dos primeros tomos de forma incompleta. Al igual que la obra de Fernández de Toledo, el tercer tomo de su obra no ha sido hallado aún, aunque se sabe que versa sobre la historia de Méjico.


Su índice temático es parecido al que hizo Acosta en su historia natural y moral de las indias, haciendo referencias a aspectos biogeográficos de las zonas andinas: vientos, terremotos, minerales, minería, aspectos socioculturales, animales, especies vegetales, frutos. Hace referencia a especies comunes entre España y América aunque la descripción de las especies vegetales en general es la cuestión de mayor importancia de esta obra.

A pesar de que se atribuya al alemán Humboldt la primera descripción de los pisos de vegetación a principios del siglo XIX en los Andes, Bernabé Cobo ya lo realizó en el siglo XVII describiendo los "grados" o "temples" de las montañas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario