Translate

domingo, 11 de noviembre de 2012

Pedro Navarro, Conde de Oliveto. Minas de pólvora

Pedro Navarro nació en Navarra en 1460. Fue un ingeniero militar y marino reconocido durante las guerras de Italia del siglo XV y norte de África. Fue nombrado capitán general de la armada por Fernando el católico en 1508. Pocos soldados pueden contar con la dilatada carrera militar de este español.
 
Unos de sus principales logros en materia de ingeniería militar fueron las minas de pólvora colocadas por zapadores y el uso de metralla y fue el primero en usar tiro de metralla para la defensa de las brechas.
 
España disponía por aquellos tiempos de superioridad técnica en artillería, aspecto que quedó demostrado en 1525 en la batalla de Pavía frente al ejército francés, donde se utilizó el arcabuz de mecha corta.
 
 
 


Carrera de armas:

Trabajó durante su juventud pastoreando y en alguna mina de hierro siendo hijo de un hidalgo Navarro.

Se alistó en tropas florentinas en su lucha contra la República de Génova en 1487 donde aprendió el uso de la pólvora desrrollando la técnica de las minas terrestres militares perfeccionando la técnica y haciéndola más efectiva.
 
Posteriormente marchó a Nápoles entrando al servicio de un noble valenciano (Antonio Centelles) y atacando diferentes embarcaciones y ciudades de islas griegas tomadas por los otomanos.
 
En 1495 comenzó la guerra de Italia que enfrentó a España y Francia por el dominio de los territorios de la península italiana, en concreto por el dominio del Reino de Nápoles. Tras la guerra Centelles y Navarro se dedicaron d enuevo a la piratería contra los italianos y berberiscos lo que le hizo ganarse el sobrenombre de Roncal el Salteador. La república de Venezia intentó darle muerte pero no consiguieron darle caza. Centelles fue apresado por los turcos y todos sus bienes pasaron a formar parte de Navarro.

Tras algún mal encuentro con piratas portugueses se puso al servicio de Gonzalo Fernández de Córdoba quedando al mando de la ingeniería y la pólvora. Generalizó el uso de las minas  de pólvora. Se le denominó como el inventor de la "mina moderna militar". Durante una expedición hispano-veneziana contra los turcos pudo probar armas modificadas en un asedio en la fortaleza de San Jorge en Cefalonia (islas Jónicas) usando estas armas contra dicha fortaleza defendida por jenízaros. Probó minas con pólvora y azufre que hacía arder las troneras y obligar a los defensores a  huir de los gases venenosos, lo que constituye una forma pretérita de guerra química.


Durante sus campañas en África contra berberiscos y otros piratas africanos destruyó numerosas embarcaciones que provocaban razias y estragos en las costas españolas. Tomó el Peñón de Vélez en 1508 dejando una guarnición para protegerlo como punto estratégico.
 
 
Poco después fue nombrado maestre de campo en la empresa del Cardenal Cisneros contra Orán. Dirigiendo 90 naves y 22.000 soldados tomando la ciudad poco después con el uso de minas que derribaron parte de las murallas resultando de 4.000 a 5.000 enemigos muertos por 300 españoles y consiguiendo un botín inmenso (500.000 escudos, esclavos, mercancías y rehenes).
 
Tras su periplo oranés conquistó la ciudad de Bugía cañoneando desde mar y tierra y haciendo rendir la ciudad al reyezuelo Abderramán y sus 10.000 defensores acobradando a los reyezuelos de las ciudades de  Argel y Túnez que ofrecieron vasallaje a Fernando de Aragón liberando a los cristianos cautivos en las ciudades.
 
En 1510 tras reorganizar su ejército con tropas sicilianas se propuso la toma de Trípoli que ganó con la muerte de 3.000-5.000 berberiscos.
 
Tras ser desplazado de su condición por orden del Rey intentó la toma de la isla de Yerba siendo un fracaso estrepitoso con la muerte de unos 4.000 españoles. Sin embargo consiguió tras numerosos avatates la escuadra e intentar tomar algúna isla como las islas Querquenses.
 
Tras varias campañas en Italia quedó preso de los franceses y aunque Fernando intentó su liberación por la fuerza. Sitiéndose traicionado aceptó la oferta del rey francés Francisco I para entrar a su servicio.
 
En alguna campaña en la que intentó usar sus minas contra españoles utilizando tropas vasconas y gasconas.Los españoles ya estaban enseñados sobre sus efectos por lo que prepararon cotraminas al oir a los zapadores usar los picos bajo las murallas de Brescia.
 
Terminada la guerra se dedicó al corso siendo financiado por la corona francesa para armar embarcaciones y embarcando 6.000 hombres fue a rapiñar las costas de berbería. Tras varias contiendas contra los berberiscos recibió financiación del Papa para enfrentarse a los infieles armando 9 bergantines y embarcando 2.000 hombres.
 
Carlos I rechazó sus servicios en varias ocasiones y volvióa las órdenes de Francisco I en la guerra de la Liga de Cognac. Tras ser apresado se rumoreó que Carlos I ordenó finalmente su ejecución en 1528 en el Castel Nuovo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario